El perfume, de Patrick Süskind

Esta novela se publicó en 1985 y ha sido traducida a más de 46 idiomas, superando los 153 millones de ejemplares vendidos. Está claro que es uno de los mejores libros de la Literatura universal, y así se considera ocupando el puesto número 35 de los 100 primeros. 

Muchas de sus ediciones muestran en la portada un fragmento de la pintura "Júpiter y Antíope" de Watteau, donde la axila desnuda de la joven bella parece que refleja el símbolo de la seducción por medio del olor corporal, salvo en las portadas de las ediciones en Estados Unidos, debido a la prohibición de mostrar un pezón desnudo.
Su autor, que huye de la sociedad como el protagonista de su libro, trata en sus obras de individuos aislados, obsesivos, que sienten el mundo como extraño, y en este caso, al no contar el protagonista con olor corporal, es el propio mundo el que le repele por no reconocerlo como humano, pero no es acerca del protagonista ni de la trama de lo que os voy a hablar, sino de los perfumes.

Me he acercado al libro después de ver la película. La película me encantó, pero prefiero el libro. 

Me ha interesado mucho la concepción del perfume como creador y sostenedor de recuerdos, como creador de emociones y estados de ánimo y como medio de control y sugestión de las personas.

Y sobre todo, los enormes conocimientos y la extraordinaria habilidad del autor para hacernos partícipes del universo de olores que describe con tanta minuciosidad y exactitud, teniendo en cuenta que puede que este terreno sea uno de los más complicados en describir con palabras, como todo lo intangible.

En nuestros talleres de destilación en alambique y elaboración de colonias naturales, jugamos a manejar y descubrir la magia de los aromas, aprendiendo las infinitas posibilidades de su combinación y la manera de conservarlas en el tiempo. 

Quien se ha acercado, de alguna manera, a este universo de las plantas y su riqueza aromática, no puede dejar de disfrutar de este libro, y os recomiendo mucho su lectura porque podréis encontrar, entre otros muchos, algunos de estos asuntos:

La preparación para los destilados: 
"Triturar almendras amargas, machacar granos de almizcle, raspar rizomas de lirio, separar del sedimento el aceite puro de la corteza de limón, secar plantas y flores en parrillas colocadas al calor protegido, conservar las crujientes hojas en cajas y tarros sellados con cera, limpiar pomadas, filtrar, concentrar, clarificar, rectificar..." (pág. 84)

Las destilaciones en alambique de cobre de "romero, salvia, menta, semillas de anís, tubérculos de lirio, raíces de valeriana, comino, nuez moscada, claveles secos, para arrancar el alma fragante de las plantas"
"...la menta y el espliego podían destilarse en ramitos enteros, otras plantas necesitaban ser picadas finamente, troceadas, trituradas, raspadas, machacadas e incluso maceradas antes de añadirse a la caldera de cobre..y otras muchas plantas no se dejaban destilar" (pág. 87)

La técnica del enfleurage en caliente:
"en una gran caldera una sopa espesa con sebo de cerdo y de vaca que había que remover sin interrupción donde se iban echando las flores frescas, muriendo al parecer con tal rapidez, que no les quedaba otro remedio que exhalar su último suspiro perfumado en el líquido que las ahogaba...no eran las flores muertas sino la propia grasa, que se había apropiado del perfume de las flores.(pág. 155)
Cuando la grasa ya estaba saturada y no podía absorber más aroma, se vierte en recipientes de loza y endurecida, se convierte en pomada de maravilloso perfume, en tarros sallados y cerrados, en las frescas profundidades de su sótano.

La creación de la essence absolue:
"Se calentaba la pomada en ollas cerradas, se añadía el mejor alcohol y se mezclaba a fondo con un agitador incorporado. Una vez en el sótano, cuando la mezcla se enfriaba rápidamente, el alcohol se separaba de la grasa sólida de la pomada y se podía verter en una botella. 
La fragancia floral pasó al alcohol, pero la operación no estaba terminada: después de un minuciosos filtrado a través de gasas para impedir el paso de la más diminuta partícula de grasa, el alcohol perfumado se echaba en un pequeño alambique y se destilaba a fuego muy lento. 
Lo que quedaba en la cucúrbita, una vez volatilizado el alcohol, era la esencia pura de las flores, su perfume absoluto, concentrado cien mil veces. 
Su intensidad era casi dolorosa, agresiva y cáustica. Bastaba una gota diluida en un litro de alcohol para devolverle la vida y la fragancia de todo un campo de flores."(pág. 157)

La técnica del enfleurage en frío: 
"...en junio los jazmines, en agosto, los nardos...de perfume tan exquisito y tan frágil, que los capullos habían de cogerse antes de la salida del sol, y no se dejaban arrancar el alma con facilidad...se esparcían en una sala especial para el perfumado, sobre placas untadas de grasa fría o se tapaban con paños empapados de aceite donde se dejaban morir mientras dormían.."(pág. 159)

"...las grasas, en el matadero, las más apropiadas, limpias, derretidas, filtradas, y en proporción exacta para ser mezcladas...ya que una grasa impura, rancia o con demasiado olor a cerdo, carnero o vaca, podía estropear la pomada más valiosa"

La técnica clásica de construcción de los perfumes:
"Existen fragancias que se conservan durante décadas: un armario frotado con almizcle, un trozo de cuero empapado en esencia de canela, un bulbo de ámbar, un cofre de madera de cedro poseen una vida olfativa casi eterna...sin embargo, otros-el aceite de lima, la bergamota, los extractos de narciso y nardo y muchos perfumes florales, se evaporan al cabo de pocas horas al ser expuestos al aire..."
"El perfumista lucha contra esta circunstancia fatal ligando las fragancias demasiado volátiles a otras más perennes, como si las maniatara para frenar sus ansias de libertad, un arte que consiste en dejar las ataduras lo más sueltas posible a fin de dar al aroma prisionero una semblanza de libertad y en anudarlas con fuerza para que no puedan huir....lo realizó a la perfección con la esencia del nardo, cuya efímera fragancia retuvo con minúsculas cantidades de algalia,vainilla, láudano y ciprés..."

"...como auxiliares, como nota básica, mediana y alta, como aroma de punta y como fijador no eran apropiados ni el almizcle ni la algalia, ni el nerolí ni la esencia de rosas..."(pág. 170)

Y para terminar, esta perla que os anime a leer el libro: 

"El perfume es hermano del aliento. Con él se introducía en los hombres, y si éstos querían vivir, tenían que respirarlo. Y una vez en su interior, el perfume iba directamente al corazón y allí decidía de modo categórico entre inclinación y desprecio, aversión y atracción, amor y odio. Quien dominaba los olores, dominaba el corazón de los hombres" (pág. 137)


Crema facial antimanchas de noche

Uno de mis maestros aromatólogos, Enrique Sanz Bascuñana, asegura que para las manchas que se producen por la edad o el exceso de sol, sólo hay dos remedios naturales infalibles: la ROSA MOSQUETA y la PACIENCIA.

El preparado que hemos elaborado para curar las manchas de la piel lleva esos dos componentes, junto con algunos más que ayudarán a despigmentar esa piel oscurecida, a regenerar y nutrir las células del cutis y a prevenir la aparición de manchas nuevas.


El proceso de despigmentación, junto con el proceso de regeneración de células nuevas y de nueva piel nutrida y fortalecida es un proceso lento que exige constancia y persistencia, ya que sus efectos quedarán visibles de entre tres a seis meses

También es necesario no abusar de la exposición al sol en sus horas más peligrosas, cuidar la alimentación, hidratar bien el cuerpo para eliminar las toxinas y frecuentar el uso de mascarillas limpiadoras, purificantes y regeneradoras que complementen los efectos de esta crema.

Este tratamiento facial es para la noche, debido a que algunos aceites vegetales y aceites esenciales usados son fotosensibles a la luz del sol, y debido a su gran capacidad nutritiva y regeneradora, que exige y recomienda la tranquilidad nocturna para que la piel se regenere y el producto penetre y actúe con total eficacia. 

Su untuosidad produce unos brillos iniciales, debido a la gran cantidad de aceites y por la cera virgen de abejas que contiene, que van a ir poco a poco absorbiéndose por la piel mientras duermes, nutriéndola hasta sus capas más profundas, y facilitando la producción de las nuevas células reconstituidas, a la vez que se van despigmentando esas manchas lentamente.
Todos los aceites vegetales utilizados son de primera presión en frío y cultivo ecológico y los aceites esenciales son certificados ecológicos. 

Ingredientes:
Hidrolato de hojas de limonero*, Aceite vegetal de Rosa Mosqueta BIO, Aceite virgen de Ricino BIO, Aceite virgen de Argán BIO, Oleomacerado de caléndula y manzanilla***, Aceite virgen de almendras dulces BIO, Manteca de cacao, Cera virgen de abejas**, Conservantes ecológicos, Aceites esenciales de limón, incienso y romero verbenona.

*Obtenido artesanalmente por destilación en alambique.
**De un apicultor ecológico de Cantabria.
***En aceite de oliva virgen ECO de primera presión en frío. Planta recogida en el Bierzo.


Botiquín natural para niños

Con este Taller, nos inventamos otra forma de hacer talleres! Lo hemos llamado "Mano a mano"

Mano a mano serán los talleres en los que trabajaremos con otr@s artesan@s, para compartir saberes y experiencias, para sumar conocimientos y multiplicar emociones.

Y empezamos nuestro particular invento del Mano a mano, con una amiga del alma, a la que admiramos tanto como queremos, Leticia, de "Esencias de Liébana"(http://www.esenciasdeliebana.es), una mujer medicina, con un proyecto personal que nace de su vocación por la fitoterapia y del más estricto respeto a las leyes de la naturaleza. Una mujer con magia, con el corazón por fuera de la piel, y con una sabiduría de las plantas y de los preparados que va a compartir con nosotros, en este taller dedicado a la materia más sensible e importante que en las familias tenemos: nuestros niños.

Dedicaremos el Taller Mano a mano, junto a Leticia, al Botiquín natural para los niños. Cuidando la piel de los más pequeños.

Hablaremos de los componentes de los productos comerciales que se usan habitualmente para la higiene del bebé, sus ingredientes y sus efectos: Aceites corporales, Toallitas, Polvos de talco, Cremas con corticoides, protectores solares, etc.

Descubriremos las plantas medicinales de nuestro entorno, que son amigas para la piel de los niños, junto con materias primas naturales y otros ingredientes beneficiosos para cuidar las dolencias más cotidianas.

Trataremos sobre los aceites esenciales recomendados para los niños, sus precauciones de uso y sus beneficios.

Y repasaremos las dolencias típicas de la infancia y cómo tratarlas con remedios totalmente naturales y efectivos para:
  • curar los eritemas o dermatitis del pañal, 
  • los dolores de la dentición,  
  • los cólicos, 
  • nerviosismo e insomnio,
  • resfriados, 
  • golpes y contusiones, 
  • picaduras de mosquitos, 
  • prevenir los piojos, 
  • el dolor de tripa, etc. 



Prepararemos algunos aceites, jarabes y ungüentos para estas dolencias, cuyas muestras os podréis llevar a casa.


Como siempre, os llevaréis un completo cuadernillo de documentación y recetas, y finalizaremos nuestro encuentro con un dulce y una infusión.

Difusor de aceites esenciales

En todos nuestros talleres, y sobre manera en el Taller de destilación y colonias naturales, hablamos largo y tendido de los aceites esenciales, y de sus extraordinarias cualidades aromáticas y terapéuticas.

El primer contacto con un aceite esencial, sin duda es olfativo. Al abrir el frasco ya estamos percibiendo su aroma, gracias a las moléculas microscópicas que se liberan y se esparcen mágicamente por el ambiente.

Esas moléculas que lo componen son muy volátiles: ello quiere decir que el frasco no puede permanecer mucho tiempo abierto, porque se liberarían de forma más o menos rápida y nos quedaríamos sin aceite esencial!. Son también muy sensibles al calor, por lo que no pueden añadirse a preparados con elevada temperatura, ya que sus propiedades se perderían. Una de las maneras más sutiles y agradables de beneficiarnos de sus extraordinarias propiedades es la misma vía olfativa, esto es, logrando dispersar por el aire que nos rodea, sus moléculas curativasTeniendo en cuenta su extremada volatilidad, la necesidad del alejamiento de fuentes de calor, y su gran concentración molecular, no pueden utilizarse como ambientadores en los quemadores convencionales que todos conocemos. 

Para su difusión ambiental, se requieren de ambientadores o difusores específicos de aceites esenciales, porque manteniendo todas sus cualidades, distribuyen de una manera eficaz esas moléculas para que podamos inhalarlos con toda seguridad y eficiencia.

Existen al menos, cuatro tipos diferentes de difusión de aceites esenciales (puede que existan algunos más, pero éstos son los describe la aromatóloga Antonia Jover, y que se pueden localizar en el mercado): 
La difusión por “ultrasonidos”.Por agua y en frío
Estos difusores utilizan agua en la que se depositan unas gotas de aceites esenciales, y por medio de ultrasonidos crean una bruma aromática. La difusión es frío permite conservar las propiedades de los aceites esenciales. Adecuados para lugares de hasta 60 m2., basta con difundir una media hora hasta tres veces por día. 

La difusión por “nebulización”. Por aire y en frío. 
Estos difusores emiten una vibración que separa las moléculas aromáticas en diminutas partículas, un pequeño motor produce aire y las propulsa en el ambiente a través de una aguja de cristal situada en el recipiente de cristal. Los aceites esenciales se depositan directamente en ese recipiente sin diluirlos ni con agua ni con aceite vegetal.
Pueden aromatizar espacios de hasta 120 m2.
Son aparatos muy potentes y en 15 minutos el aire queda saturado con las moléculas aromáticas. Se puede difundir de una a tres veces por día.

La difusión por “ventilación”. En celulosa y en frío.
Los aceites esenciales se depositan en un soporte absorbente tipo celulosa y el difusor propulsa las moléculas en el ambiente por medio de un ventilador. 
Para salas de hasta 60 m2., esta difusión es muy suave, y puede aplicarse media hora hasta tres veces por día.

La difusión por “calor suave”
A partir de los 45 grados de temperatura, los aceites esenciales pierden sus propiedades, por lo que estos difusores, sin alcanzar esa temperatura, calientan y expanden las moléculas aromáticas, por ambientes de espacio reducido y suavemente. Según Antonia Jover, puede ser el método ideal para las personas muy sensibles a los olores o para difundir en el dormitorio de niños, aunque no es bueno dejarle encendido durante la noche, más allá de media hora.
En el mercado hay modelos, formas y colores para aburrir. El nuestro es totalmente silencioso, de acabado en madera y también se puede elegir el color de la luz u optar por luces de colores cambiantes. 
Os aconsejo que antes de comprar, si es posible, lo veáis funcionando, para ver el ruido que produce al estar conectado, los hay unos más silenciosos que otros, y particularmente a mí, me molesta cualquier tipo de ruido, por pequeño que sea.
Algunos están continuamente lanzando al ambiente su bruma aromática, y otros propulsan los aromas unos segundos durante un tiempo y en una frecuencia que puedes programar.

Puedes incluir en el difusor una gotas de un único aceite esencial o hacer una mezcla de varios. Elige los aceites esenciales por las cualidades que quieras potenciar en un momento determinado: serenidad, respirar mejor, energía, concentración, equilibrio nervioso, etc. 
Hay todo un mundo de sanación en los aceites esenciales!








Talleres experienciales de Semana Santa Cantabria 13-16 Abril





Pasta dental mentolada


Pasta dental con ingredientes naturales. Limpia, desinfecta, es antibacteriana, remineralizante, protege de caries y evita el aliento desagradable. Natural y efectiva.

Ingredientes: Infusión de salvia, tomillo y cola de caballo, glicerina vegetal, goma xantana, carbonato cálcico y bicarbonato sódico, aceite esencial de menta. Conservante ecológico.

La salvia es la planta más importante para la cura de afecciones de la boca y anticaries. El tomillo, uno de los mayores antisépticos, y la cola de caballo remineraliza.
La glicerina y la goma, además de su efecto antioxidante, le dan a la pasta el espesor y la textura de gel que permite dosificar y extender de forma controlada en el cepillo de dientes.
El carbonato de calcio actúa como abrasivo suave espesante, que completa el trabajo del cepillo.
El bicarbonato de sodio blanquea y limpia los dientes, actuando también como abrasivo suave.
La menta purifica y refresca la boca durante y después de la limpieza.

Hasta aquí, lo que tiene. Ahora hablaremos de lo que no tiene: no contiene azúcar, ni sustancias abrasivas, detergentes o cáusticas agresivas con la placa dental, tampoco tiene laurilsulfatos, tóxicos que provocan alergias y desequilibran la flora microbiana bucal, llegando a dañar la propia mucosa. 
Tampoco tiene sustancias antisépticas como el formaldehído o el triclosan, que alteran el equilibrio ácido-básico de la boca y ponen en peligro el propio sistema natural de defensa bucal, siendo cancerígenos como están demostrando cada vez más estudios científicos.
Y no lleva flúor, sospechoso de actuar como inhibidor de las glándulas endocrinas.